domingo, 20 de octubre de 2013

La tragedia es que no hagan nada para evitarlo

Una nueva tragedia sacude a la Argentina. Noventa y nueve madres no van a pasar un día feliz. Culpas cruzadas: que le motorman, que iba a más velocidad, que se robó el disco rígido de las cámaras de seguridad, que le tren no había sido chequeado antes de salir y muchas más hipótesis coinciden en algo, que lo resuelva la justicia... Es una forma fácil de lavarse las manos y esperar que en unos años la justicia lo resuelva.

El asunto central es que no es la primera ni la segunda vez que pasa, es la tercera y me resultó curioso lo que informó el vocero de la de la Unidad de Gestión Operativa Mitre Sarmiento (UGOMS), Pablo Gunning: el tren que chocó era reciclado, las formaciones nuevas circulan de lunes a viernes. Todas las formaciones tendrían que ser nuevas o al menos estar en las mejores condiciones. Esto recuerda a la frase que dijo Juan Pablo Schiavi, ex Secretario de Tranporte: si el accidente hubiera sido el día anterior no hubiera sido tan grave por que en esos primeros coches no viaja tanta gente. In-cre-í- ble. Pero cierto.

Estimados ministros, los trenes normalmente no chocan, los trenes frenan antes de chocar contra los andenes, no puede ser que la vida de miles de personas (o millones) que circulan diariamente en los trenes estén a merced de la responsabilidad de un sólo hombre. Se ve que la "revolución ferroviaria" viene en un tren que no llegó al anden correspondiente, y tal vez no llegue, por que se rompe antes o choca.

Sean un poco mas serios, no puede ser que la gente suba con miedo a los trenes que viajar en tren sea un viaje extremo.

Antes de un cuarto choque, deberían ver que, quienes y por qué fallaron. Que renuncien los que tengan que renunciar y que esas madres pasen su día lo mejor posible.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario