domingo, 21 de octubre de 2012

Hablar más, escribir menos


Gracias a las redes sociales y el correo electrónico cada vez hablo menos. ¡¡¡Qué alivio!!!.

Cada vez con más frecuencia se escuchan las dos frases anteriores que podemos englobar en una sola. Luego de leerla y leerla surgen dos preguntas principales.

¿Es cierto que ante el surgimiento y proliferación de las redes sociales y las comunicaciones por correo electrónico, cada vez se habla menos?

¿Es realmente un alivio el tener que hablar cada vez menos?

Para la primera pregunta mi respuesta es: si, cada vez se habla menos. Además cada vez se escribe más y cada vez más personas escriben. Las redes sociales se han convertido en un “micrófono permanente de todo lo que gente hace o deja de hacer. Es frecuente leer tweets o posteos similares a:

Ya me bañé. Lista para salir a divertirme.
Aburrida y sin ganas de ir a clase.
Hoy pinta siesta despatarrado en la cama.

Y una lista interminable de etcéteras…

Pero la cuestión central de la pregunta es “cada vez se habla menos”. Cada vez escribimos más y… peor. Cómo los mensajes anteriores se pueden encontrar además (perdonen la ortografía pero es copia fiel de lo que se ve o recibe):

Ola Juan. Co tas? K onda oy?
Todo ok. Pinta fulvo c los chikos. Falta 1.lo knseguís vs?. Si no avisa. Salu2.

Ustedes me dirán “todo bien es una comunicación informal, interna, entre dos personas que ya conocen su lenguaje”. Yo les puedo decir que es un lenguaje coloquial que, a medida que se arraiga, cada vez cuesta más eliminarlo. En fin son opiniones…

En cuanto a la segunda pregunta, ¿es realmente un alivio el tener que hablar cada vez menos? En este caso respondo con un NO rotundo. Las palabras son mucho más bellas cuando las pronunciamos que cuando las escribimos. Cuando escribimos las palabras tienen el significado que el lector les otorga. Mientras que cuando hablamos agregamos a la comunicación verbal (lo que decimos), la comunicación no verbal (como sentimos lo que decimos), le agregamos los colores de la voz, el tono, el volumen, la enfatización de determinadas palabras que le dan sentido al mensaje que queremos transmitir. La comunicación no verbal es también los gestos, las miradas, los movimientos de las manos, la postura del cuerpo, nuestra imagen.

Si bien cada vez escribimos más y hablamos menos (dejamos preguntar menos)…

Debemos hablar cada vez más y mejor, sin dejar de escribir pero escribiendo mejor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario