martes, 13 de diciembre de 2011

Los 17 Mandamientos de la Oratoria

En la presente y las próximas cinco publicaciones les transmitiré los que, a mi criterio, son Los 17 Mandamientos de la Oratoria.


  1. 1.       No aturdirás pero asegúrate de ser escuchado.

El nivel de voz adecuado hace comprensible la presentación. Un volumen de voz demasiado alto es tan malo como un volumen demasiado bajo. Por otro lado forzar la voz provoca que no se pueda completar el discurso y surja la afonía. Una voz demasiado no es escuchada por lo que los oyentes pueden optar por moverse de sus asientos o retirarse ofuscados.

  1. 2.       No abuséis de los números a punto tal que se vuelvan en tu contra.

Las estadísticas ayudan a ilustrar una presentación y son importantes. No deben ser demasiados los números a punto tal que opaquen la presentación o sean tan específicos que mareen al presentador y al público.

  1. 3.       No leerás la totalidad de tu discurso, ni siquiera la mitad.

Leer el discurso sin mirar al público hace que el mismo se sienta abandonado. La presentación es para el público y sólo tratándolo con la importancia que se merece se puede aspirar a obtener su completa atención y encaminarlo al objetivo buscado.

  1. 4.       No des al Power point más importancia que la que tiene.

Muchas veces se comete el error de creer que una presentación gira alrededor del Power point. De esta manera se le otorga a un simple programa la potestad de “decidir” sobre la realización o no de una presentación. Un corte de energía eléctrica, un monitor que no enciende, un desperfecto eléctrico en el cañón proyector echan por tierra la presentación y aún, en ocasiones diversas, el prestigio profesional del presentador. El Power point debe ser un apoyo para la presentación, lo que significa que es importante tener “otro” apoyo: tarjetas, un guión escrito, etc., para el caso que el proyector nos juegue una mala pasada.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario