viernes, 11 de noviembre de 2011

Ética y moral en la Higiene y Seguridad

En la actual sociedad en la que vivimos, la profesión de Técnico en Higiene y Seguridad, es una de las más difíciles, a mi criterio, de desempeñar. La falta de ética profesional es común y hasta se puede decir que la conciencia profesionales “flor rara”.

Por otro lado al vivir en sociedad, el hombre debe ajustarse a las normas comunes, aunque lamentablemente esas normas no se correspondan muchas veces con las normas de la moral. Es muy difícil manejar dos morales, ya que la moral es una sola, la “buena” moral por decirlo de alguna manera, aunque cada profesión presente morales específicas. Si bien hay normas morales generales cada profesión por ser diferentes a las demás presenta y requiere normas morales diferentes.

En el caso puntual del Técnico en Higiene y Seguridad, la moral debe ser preponderante y estar por encima de todo en las tareas a realizar y/o supervisar. Dado que se arbitran las medidas de prevención para evitar accidentes y enfermedades profesionales en las personas, no hay lugar a dudas de que ese debe ser el primer objetivo: cuidar la vida de las personas.

Siempre la profesión debe estar subordinada a la moral, de eso tampoco hay duda. La valoración ética como guía de toda actividad profesional, en el ámbito de la Higiene y seguridad es fundamental para cumplir este objetivo.

Es sabido por todos que cada profesión tiene dos componentes fundamentales: la vocación y la aptitud. La vocación es condición sine qua non para que el desempeño del trabajo sea óptimo, si hacemos algo que no nos gusta raramente conseguiremos los resultados esperados. Y mucho menos los esperados por nosotros. En el caso del Técnico en Higiene y Seguridad, esta condición es privativa por las particularidades de la profesión. Son frecuentes en nuestra tarea las ocasiones en las que debamos justificar (aunque esto parezca increíble) la imposibilidad de realizar multiplicidad de tareas, en beneficio y privilegio absoluto de la vida humana. Sin ir más lejos resulta sino irónico, al menos curiosos que deba existir una profesión como la nuestra que oficie de árbitro entre los trabajadores y empleadores para detener una tarea riesgosa o posterga el inicio de la misma, para en una reunión de cinco minutos planificar la tarea, identificar los peligros y sus riesgos y tomar las medidas preventivas y/o correctivas que permitan que el trabajo a realizar se ejecute con las mayores condiciones de seguridad posibles.

La del Técnico en Higiene y Seguridad (en adelante THS) es, como todas las profesiones, una función social y su exigencia principal es el cuidado de la vida de las personas. Como decíamos anteriormente también las aptitudes tienen un papel importante para el desarrollo seguro de las tareas. Sean reales u oficiales, naturales o adquiridas, son básicas para que podamos focalizarnos en la Higiene y Seguridad, una persona que realiza su tarea en forma insegura por desconocimiento de la misma, muy difícilmente pueda incorporar a la misma la higiene y seguridad.

La responsabilidad del THS lo obliga a ser honrado, cuidando que haya justicia y equidad entre empleador y trabajadores, manteniendo un respeto que propenda a evitar abusos de ambas partes. En este caso es fundamental nuestra tarea para evitar que las necesidades primen sobre la higiene y seguridad. La necesidad del empleador de que las tareas se realicen en tiempo y forma. Y por supuesto la necesidad del trabajador de llevar su sueldo a casa, para alimentar a sus familia y satisfacer sus necesidades básicas.

La cualidad de ser diligente es importante para poder tener la presencia necesaria en cada uno de los sectores en los que se lo requiera. Siempre es mejor estar antes la tarea para observarla desde su inicio e incluso previa a iniciarse para poder tener un panorama general de los peligros que estarán en juego y mitigarlos. Para el mejor cumplimiento de este punto es fundamental el espíritu de servicio. Ser plenamente conscientes que de nuestra actuación depende la vida de personas.

Muy posiblemente el THS, dentro de la vorágine productiva que se ha generado en la mayoría de los ámbitos laborales y en forma sobresaliente en la rama de la construcción, tiende  en oportunidades a pensar en ganar lo máximo posible con el menor esfuerzo. Y por el lado que se abaratan costos o se aprovechan más los tiempos operativos, es por el lado de la higiene y seguridad.

En conclusión, haciendo un resumen de las principales batallas que debe librar el THS, podemos enumerar:

·         La actuación debe ser siempre proclive al bien común de las personas y la sociedad
·         Resistir la tentación del pluriempleo para poder concentrar el tiempo y energía necesarios para el cumplimiento adecuado de las tareas en cada sector de trabajo.
·         No permitir y denunciar el soborno, tanto económico como que el busque limitar nuestra autoridad o autonomía. Debemos ser independientes, ni del lado de los trabajadores como delegados, ni del lado de los empleadores como un empleado más de la empresa.
·         Exigir la inclusión en la cobertura de riesgos de trabajadores eventuales o por temporada para que sean cubiertos por la protección de riesgos del trabajo.
·         Ser diligentes para prohibir de una manera adecuada y de acuerdo a las normas, los despidos por la exigencia de condiciones básicas de seguridad y la eventual resistencia justificada de los trabajadores a asumir riesgos innecesarios en el desarrollo de sus tareas.
·         Establecer para cada trabajador las mejores condiciones laborales desde el punto de vista de la higiene y seguridad, adecuando el trabajo, según la ergonomía, al trabajador que los desempeña.
·         Establecer mediante análisis de riesgos de las tareas, medidas de prevención de riesgos para permitir el desarrollo seguro de las mismas por cada trabajador. De manera que le permitan lograr el sustento para satisfacer las necesidades básicas (alimentación, salud, vivienda y educación) propias, como de su familia, sin sufrir accidentes de trabajo ni verse afectado por enfermedad profesional.

1 comentario: