domingo, 17 de julio de 2011

El valor de la palabra

La Oratoria, como todo lo que nos rodea en nuestro mundo globalizado, ha avanzado y avanza significativamente. Aunque si nos dejamos llevar por las nuevas tecnologías de la comunicación, podemos ver una tendencia a la erradicación de la palabra hablada, justamente por la escrita. Lo concreto es que saber hablar en público, con todo lo que ello implica es una herramienta fundamental que siempre podemos utilizar y para la que es muy útil poseer una cierta habilidad en su manejo. La palabra hablada toma mayor importancia en esta era de las comunicaciones en la que todos y cada uno de nosotros tiene voz y voto, a través de tuiter, feisbuk, etc, etc. Es por esta razón que ahora mas que nunca debemos valorizar la palabra hablada.

La oportunidad

Si bien he tratado el tema de aprovechar nuestras oportunidades de exponer ideas, pensamientos y sentimientos ante un público determinado. No está demás refrescarlo…

¿Quién no ha tenido la oportunidad de, al menos una vez en su vida, hablar frente a un público? Seguramente no serán pocos los que respondan afirmativamente. Y los que hayan respondido en forma negativa a la pregunta, deberán estar mas atentos que nunca, porque las oportunidades de hablar en público, independientemente del número de interlocutores o público que tengamos frente a nosotros, es una ocasión que no debemos dejar pasar sin aprovecharla adecuadamente. Hago especial énfasis en la palabra “oportunidad”, porque su resultado, el que la aprovechemos debidamente o no, va a hacer la diferencia entre el éxito o el fracaso. O en otras palabras, el alcanzar la meta propuesta para el logro de nuestro objetivo o la pérdida de una ocasión que puede no volver a repetirse.

Ejemplos:

1)     Se nos presenta la posibilidad de una entrevista con la oportunidad de conseguir un puesto de trabajo en una importante empresa, es una oportunidad que difícilmente se repita.
2)     Como consecuencia de los excelentes resultados obtenidos por nuestra área de trabajo, debemos presentar ante el Gerente de la empresa un informe de gestión. Es otra oportunidad que no debemos dejar pasar.
3)     El representante de una de las empresas más exitosas de nuestro ramo se comunica telefónicamente con nosotros para ofrecernos una importante suma de dinero, a cambio de prestar colaboración a su empresa a tiempo parcial y comentar nuestra experiencia de trabajo y resultados satisfactorios obtenidos. Se presume un oportunidad brillante que no podemos dejar pasar.

Siempre que tengamos la “oportunidad de hablar en público”, debemos aprovecharla.

El objetivo, el punto de llegada.
Es fundamental que cuando hablamos en público o expongamos nuestras ideas, sentimientos o pensamientos, tengamos un objetivo. Si entablamos una conversación, sea cual sea el tema y la persona o el grupo de personas que nos escuchen, sin tener un objetivo, es similar a emprender un viaje sin un destino.

“Si no sabemos dónde queremos llegar, nunca vamos a saber cuando detenernos”.

   

No hay comentarios.:

Publicar un comentario