viernes, 20 de mayo de 2011

La elección del tema

En muchas oportunidades tenemos la posibilidad de elegir el tema sobre el cual vamos a desarrollar nuestra presentación. Pero hay ocasiones en las cuales el tema no puede ser elegido y sólo podemos adecuarnos y orientar todos los esfuerzos a desempeñar el mejor papel frente al público para conseguir nuestro objetivo. El tema elegido debe ser un tema del cual tengamos un acabado conocimiento. Para poder hablar sobre un tema y exponer nuestros conocimientos frente a un público, debemos contar con un nivel de conocimientos sobre el mismo, muy superior al que tiene el público. De lo contrario corremos el riesgo de hacer el ridículo o pasar por malos momentos que pueden atentar, según sean las circunstancias, contra nuestro puesto de trabajo, un futuro ascenso o una mala imagen frente al auditorio.
Una vez que el tema haya sido elegido debemos recopilar todo el material posible. Mucho más material del que vayamos a utilizar en nuestra presentación. De todo el material acopiado es probable que sólo utilicemos la mitad. Pero de esta manera nos aseguraremos que una vez que la presentación este armada, el material sobre el tema será lo básico e indispensable y tendrá el nivel de calidad suficiente para convencer, sin entrar en especificaciones innecesarias. Hay condicionantes que debemos tener en cuenta con respecto al tema elegido:

El objetivo: es el lugar al cual queremos llegar. Si el objetivo no está determinado claramente serán inútiles los esfuerzos por tratar de alcanzarlo. Nunca podemos llegar a obtener un objetivo que no tengamos establecido.

La idea principal: es el punto central sobre el cual desarrollaremos nuestra presentación. Será enunciada en la introducción, justificada en la argumentación y reafirmada en la conclusión de nuestro discurso.

El tiempo: Es el tercer punto determinante. Nuestra presentación puede ser brillante y contemplar cada punto de importancia con respecto al tema tratado. Pero si el contenido no es acorde al tiempo programado  o mucho peor aún, si se extiende más allá del tiempo establecido, cada minuto extra se reflejará en el rostro del auditorio. Pero eso lo trataremos más adelante. Saludos.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario